martes, 30 de marzo de 2010

Pizza marsellesa y corazoncitos


Ayer ya sabía que iba a tener un día complicado, tenía que hacer un montón de cosas y no me daría tiempo para dedicar a cocinar así que para aligerar el trabajo amasé por la noche y dejé que la masa subiera lentamente en el frigorífico. El sabor sería mejor y no tendría que amasar, ni estar pendiente del levado.

Hice una masa con una quinta parte de harina de maíz y muy poca levadura.
  • 250 g harina de fuerza
  • 65 g de harina fina de maíz
  • agua templada
  • 1 y 1/2 cucharaditas de sal
  • unos 8 g de levadura fresca
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen
Al otro día saqué del frigo una hora antes para que consiga la temperatura ambiente. Luego extendemos y rellenamos.

El relleno de los papás fue una de las pizzas que más me han gustado. Fácil y solo con latas de nuestra despensa. Una pizza muy sabrosa con una pinta peculiar.
  • 250 g de masa
  • salsa de tomate que puede ser tomate triturado reducido.
  • 1 lata de anchoas pequeña en aceite de oliva con su aceite.
  • 150 g de aceitunas negras retirándo el hueso aunque puedes coger una de las de sin hueso.
  • 125 g de mozzarella
  • Algo de orégano


Majamos las aceitunas y las anchoas en el mortero sin intentar que quede demasiado fino, luego unimos el aceite de las anchoas.

Los niños me pidieron corazones y hoy querían uno para cada uno, así que hicimos por primera vez corazones individuales. Me encantó hacerlos.

  • 75 g de masa cada pizza
  • salsa de tomate
  • 1/2 lata de atún para cada una
  • 60 g de mozzarela para cada una
  • orégano
  • Chorrito de aceite de oliva virgen


Empecé por una círculo pero con un entre las dos "aurículas" y un cortecito con tijeras para mejorar la separación. Luego dirigiendo el rodillo hacia las aurículas conseguimos el corazón.



Al final dió tiempo a todo y todo salió bien rico.

jueves, 25 de marzo de 2010

Crêpes sencillas


Tener un blog me sirve para compartir mis recetas y aprender mucho de todos los adictos, como yo, a la cocina pero también para guardar, clasificar todas mis recetas y así no perderlas.

Esta receta la tengo guardada en mi ordenador, menos mal, pero perdí la revista original. Mi hermana Natalia ha vivido mucho años en Francia, sobre todo en Toulousse, y me traía libros, revistas que me tenían al día de cómo se hacían las cosas ahí al lado. Me contaba con qué intensidad vivían los franceses esto de la cocina.

En una de éstas revistas encontré una simple receta de crêpes que luego a lo largo de los años se ha convertido en la mejor mezcla para éstas tortitas. Normalmente, se hacen con leche pero en la receta utiliza mitad leche, mitad agua, lo que la hace más ligera. Sabéis que la primera crêpe se desecha, casi siempre sale mal y se dice que sirve para preparar la sartén, pues con esta receta la primera siempre me sirve. Además es menos calórica y más fina.

Ingredientes para unas 8 crêpes:
  • 160 g de harina pastelera

  • 160 g de agua

  • 160 g de leche

  • 2 huevos batidos

  • pizca de sal

  • 1 cucharada de aceite de girasol. Puedes usar mantequilla fundida

  • Si va a ser dulce: 2 cucharaditas de azúcar en polvo y unas gotas de esencia de vainilla
Con el bol encima del peso voy incorporando y pesando los ingredientes que luego batiremos. Se aconseja reposo aunque hay quien dice que no es necesario.

La técnica básica es poner unas tres cucharadas de este líquido en una sartén que hemos frotado con algo de mantequilla.
Depositamos esas cucharadas en el centro de la sartén y con movimientos circulares cubrimos la sartén, extendemos por toda su superficie. Dejamos que se haga a fuego medio y cuando veamos que está cocida y se puede desprender de la sartén damos la vuelta con una espátula y dejamos hacer por el otro lado.
Cada vez algo más de mantequilla.

Os dejo dos referencias para los que quieran familiarizarse con el tema: una divertida del youtube, unos chicos que se lo pasan bien haciendo tortitas de estas y un enlace con el cocinero fiel en el que admiramos lo fácil que parece cuando lo hace Txaber.




El relleno de hoy: dulce de leche para mi mujer y mermelada de arándanos y fresas para el que escribe. Chocolate por encima para los dos.


martes, 23 de marzo de 2010

Pulao de berenjenas


Los que habéis leído mis últimas entradas veréis que estamos en una temporada de cocina india, hemos encontrado un libro interesante y vamos exprimiéndolo para que éstos platos formen parte de nuestra cocina. Comprobamos que están deliciosos y os lo contamos para que a los que les gusten estos sabores disfruten tanto como nosotros.

Esta receta es especial. Son sabores exóticos, es sana, vegetariana. La autora del libro, Monisha, lo etiqueta como un arroz para fiestas pero eso dentro de una comida india donde hay una mesa con muchos platos a la vez y vas cogiendo de cada uno. En una cocina más occidental, con un primero, una segundo y acompañamiento yo lo pondría más como un entrante o un acompañamiento, quizás como plato único si reforzamos la comida con proteínas.

Hemos disfrutado de comerlo y de hacerlo. La técnica es casi un pilaff tipo, fácil y rápido, sin tirar ni una gota del líquido de cocción. Sobre el pilaff como técnica y de cómo cocer basmati en condiciones, para que el arroz te salga como el de la foto de hoy hablaremos en otra entrada. Ahora nos centramos en este arroz y cómo lo hemos hecho siguiendo los consejos de Monisha, que hasta ahora nos han ido muy bien.


Ingredientes para dos:
  • 2-3 cucharadas de aceite de girasol
  • 1 cebolla mediana en rodajas
  • 200 g de arroz basmati que lavamos y escurrimos (te aconsejo que lo dejes 30 minutos en remojo)
  • 1 berenjena mediana cortada en cubos de 2'5 cm
  • 3/4 de cucharadita de cúrcuma en polvo
  • 1/4 de cucharadita de chile en polvo
  • 1 cucharadita de garam masala
  • sal
  • 2 cucharadita de zumo de lima (o limón) y unos trozos exprimir en la mesa.
Hemos usado una sartén grande de fondo grueso y a la que podemos ponerle una tapa que al que menos lo cubra parcialmente, en esta receta no ha de tapar herméticamente.

Calentamos en ella el aceite y salteamos la cebolla a fuego alto hasta que se dore bien, es importante que se dore bien, aquí conseguiremos sacarle sabor a esta receta tan sencilla.

Añadimos el arroz y removemos hasta se vuelva opaco, incorporamos la berenjenas (con su piel), también ponemos las especias y la sal y damos unas vueltas rápidas.

Agregamos 400 ml de agua hirviendo y llevamos a ebullición, tardará muy poco. Ahora bajamos el fuego, tapamos a medias y dejamos cocer hasta que el arroz esté cocido, esponjoso y tierno. El tiempo dependerá de cómo sea tu sartén pero si has tenido el arroz en remojo tardará entre 12- 15 minutos. Verás que le salen unos hoyitos al arroz.

Echas el zumo lima o limón y aireas con un tenedor. Este arroz tampoco espera. Acompáñalo con más limón para el que quiera ponerse en la mesa.


Salió divino pero en otra entrada vamos a centrarnos en cómo cocer al rey de los arroces, al menos en la India: el basmati.

domingo, 21 de marzo de 2010

Fondue de chocolate


La fondue en cualquiera de sus formas es una forma de comer en sociedad, es un acto social en el que se comparte. En wikipedia se habla de que el concepto de fondue entra en la pastelería en los años 60 nada que ver con las tradicionales fondue de queso descritos por Dumas o Savarin en el siglo XIX, comida donde los pastores aprovechaban sus quesos duros.

Existen muchas tradiciones en la fondue que la convierten en juego, uno de ellos es que al que se le cae dentro la fruta o el pan debe pagar un "castigo".

La he usado estas navidades como postre en la cena de familia y ésta es la receta que os propongo, una receta para una mesa de una docena de personas, mucho chocolate y mucha fruta. Aunque no conseguí una foto decente.

Hoy he preparado una fondue para dos, algo mucho más íntimo, con su velita que lo convierte casi en el final de una cena romántica. Salsa de chocolate la he disminuido y respecto a los ingredientes de mojar he preferido jugar más con diferentes texturas.


Ingredientes 10-12 personas:
  • 300 ml de nata
  • 50 ml de leche
  • 1 rama de vainilla o unas gotitas de extracto
  • 500 g de chocolate negro
  • Frutas: plátanos, manzanas, piña natural o no, fresas, peras, naranjas, albaricoques o lo que encuentres y os apetezca.
  • Puedes mojar galletitas, pastas de té o barquillos. Pero buscando nuevas texturas también puedes probar las nubes, a los niños les encantará (se ven en la foto).
Ponemos la nata y la leche en un cazo pequeño. Le damos un corte a la vaina y dejamos que caigan las semillas en el cazo, luego ponemos la vaina y ponemos hasta que hierva. Retiramos del fuego añadimos el chocolate troceado y dejamos que se disuelva. Mantenemos al calor en un baño maría.

Podemos aromatizar con piel de naranja cuando calentemos la nata, podemos sustituir hasta 1/3 de la nata por zumos de frutas, incluso añadir algún licor apto para diabético si es el caso.
Cortamos la frutas, las fresas enteras, y lo ponemos bonito.
Puedes rebozar la fruta con coco rallado al sacar del chocolate.

Si tienes una fondue de chocolate, de esas que traen la velita debajo te irá mucho mejor. Si no las presentas calentita en un bol bonito y con unas brochetitas. Te quedará lindo.

Con solo cambiar el chocolate puedes adaptarla para diabéticos.

viernes, 19 de marzo de 2010

Curry de huevos / Baida curri




Volvimos a nuestro nuevo de libro de cocina india "Mil colores, mil sabores. Cocina india" de Monisha Bharadwaj y otro éxito, no veáis como huele la cocina. El aroma que sale por la ventana tiene que llamar la atención de todo el vecindario. La verdad es que alimenta.

Si os gustan los sabores indios esta es la receta. Superrápida, intensa, fácil, con pocos ingredientes, barata...( mejor me paro). El libro dice que es un curry que se sirve en los pequeños restaurantes musulmanes.

Hemos aumentado la salsa porque se nos quedaba corta. Ideal para acompañar con arroz basmati o para mojar con naans. Creo que es tan fácil que merece enredarse un poco para acompañarlo bien, aunque hoy solo nos centraremos en él.

Ingredientes para dos:
  • 4 huevos duros. No cocer más de 10 minutos y enfriar bajo el chorro de agua fría. Reservar
  • 4 cucharadas de aceite de girasol
  • 1/2 cucharadita de semillas de comino
  • 2 cebollas grandes picadas
  • 1 cucharadas de pasta de jenjibre y ajo. Majar ambos ingredientes a partes iguales, dos ajos y un trozo de jenjibre fresco de 2-3 cm.
  • 2 cucharadas de doble concentrado de tomate
  • 1/2 cucharadita de cúrcuma molida
  • 1/4 cucharadita de chile en polvo
  • 1 cucharadita de garam masala. Nuestra receta casera.
  • 3 cucharadas de leche, un chorrito
  • un puñado de hojas de cilantro rotas con las manos
  • sal
En una sartén calentamos el aceite y freímos las semillas de comino, hasta que empiecen a crepitar. Añadimos las cebollas y sofreímos hasta que esté blanda.
Luego incorporamos la pasta de jenjibre y ajo, y también el tomate concentrado. Mezclamos. Ponemos las especias y la sal y removemos hasta que adquiera cierta consistencia pastosa.

Agregamos la leche (también puedes usar crema de leche) y cuando lo pruebes alucinarás. Hasta ahora no parecía nada del otro mundo pero después de la leche el sabor cambia y mucho.

Nos queda poner los huevos encima de la salsa y calentar.

Cuando todo esté caliente sírvelo con cilantro roto con las manos por encima.





Ahora me queda buscar un acompañamiento que esté a la altura de este suculento curry de "cocina india en pocos minutos".


miércoles, 17 de marzo de 2010

Pollo con coco y chile/ Mangalore gassi


Esto de la cocina es para algunos de nosotros un deporte de riesgo. Nos dedicamos a adentrarnos en aromas que nos son desconocidos y a veces pues pasa lo que pasa o "no me ha gustado mucho, esto está solo riquito pero no me dice nada", o "que es lo que hecho, nunca más", o " no veas como está esto, pa chuparse lo dedos".

Pues me he sacado un libro de la biblioteca "Mil colores, mil sabores. Cocina india" de Monisha Bharadwaj y editado por Intermón Oxfam. Es un libro con buenas fotos, con recetas en principio fáciles, que no utiliza especias difíciles de encontrar. Y hace unos días hice la primera receta: pollo al cardamomo. La primera de la opciones: está rico pero...no le veo nada interesante. Hoy hemos hecho este otro pollo, cuya elaboración me parecía algo atrevida porque además de llevar leche de coco que te garantiza el éxito, tenía una gran cantidad de coco rallado que había que tostar. Aquí entrábamos en un terreno inexplorado, habría que cuidar que no se quemara....no sería la primera vez que se queman las especias. Pero... voila, nos ha encantado y tanto mi mujer como mi menda hemos decidido que pronto lo repetiremos. Ya no será tan arriesgado pero no tengáis la menor duda de que el atrevido jantonio subirá otras montañas como éstas.

Ingredientes para cuatro:
  • 4 pechugas de pollo en cubos unos 3 x 3 cm.
  • Unas cucharadas de aceite de girasol para el rehogado y otras para el salteado del pollo.
  • 125 g de coco rallado seco
  • 150 g de cebolla en rodajas, una cebolla
  • 1 cucharada de garam masala (nuestra versión casera)
  • 2 cucharaditas de pasta de jenjibre y ajo. Majando ambos ingredientes a partes iguales. Dos ajos y un trozo de chile fresco de 2-3 cm.
  • 1/4 cucharadita de chile en polvo. Para mí es suficiente pero pon la mitad y luego aumentas si quieres, así nunca te pasarás.
  • 1/2 cucharadita de cúrcuma en polvo
  • sal
  • 300 ml de leche de coco sin endulzar.
Hemos sacado nuestro wok (ya empezamos bien), calentamos el aceite y salteamos la cebolla a fuego alto hasta que se oscurezca sin quemarse. Añadimos el coco rallado, el garam masala y la pasta de jenjibre y ajo y damos vueltas hasta que todo coja un tono oscuro. Bajé el fuego por miedo a que se quemara pero fue bien. Apartamos del fuego y dejamos enfriar algo la mezcla antes de pasarlo por partes por el túrmix. Reservamos.


Limpié el wok para eliminar restos de coco, calentamos unas cucharadas más de aceite y agregamos el pollo para dorarlo por todas partes, luego añadimos el chile, la cúrcuma y la sal.

Incorporamos al wok la mezcla de coco y cebolla, agregamos agua, un vaso más o menos, para que el pollo pueda cocer durante 10-15 hasta hecho, dependiendo de lo grueso que lo hayas cortado.

Después incorporamos la leche de coco y calentamos sin que llegue a hervir, dicen que es posible que se corte la leche de coco, aunque no me ha pasado nunca.

En indio se llama Mangalore gassi. Y Monisha nos cuenta que Mangalore es una población india que ha creado una cocina particular basada en el coco y que es muy popular en todo el país.
Pero nosotros solo te podemos contar que disfrutamos comiendo este pollo en salsa con arroz basmati.

sábado, 13 de marzo de 2010

Risotto de tomates secos y mozzarella

Recordando que lo más importante es participar agradezco a Futuro bloguero y a Come Mai la organización de este interesante concurso al que nos presentamos.

Me encanta hacer risottos. Creo que es un plato que se presta a la innovación, basta con variar el o los ingredientes protagonistas para crear algo nuevo.
He ido personalizando la técnica pero hoy he hecho un risotto en el que no uso el típico parmesano sino otro queso con una textura totalmente distinta: la mozzarella. Perdemos intensidad de sabor en el queso pero ganamos en textura, los hilos fundidos de la mozarella te recuerdan a largos spaguettis.
En este tipo de platos sencillos la calidad de los pocos ingredientes que usamos es primordial, por eso os aconsejo que el caldo sea casero y la mozzarella y la albahaca bien fresquitos. Sobre los tomates secos podéis comprarlos pero si tenéis la posibilidad no dejéis de hacerlo en casa y mantenerlo en vuestra despensa, os dejo aquí mi receta casera.
El arroz que uso es bomba que queda perfecto. Entre los arroces italianos el arborio es el más fácil de encontrar en España aunque yo prefiero carnaroli para estos arroces.

La receta de hoy es una versión de un libro "Risotto" de Maxine Clark, aunque mi libro de risotto preferido es "El mundo del arroz" de Luciano Boseggia.


Ingredientes para dos personas:
  • 1 litro de caldo de ave preferiblemente casero
  • 6o g de mantequilla sin sal
  • 1/2 cebolla picada
  • 2 cucharadas de albahaca picada más unas hojitas para decorar
  • 5 puñados de arroz bomba
  • Calvados, un buen chorro. (puedes usar vino blanco o vermut)
  • sal y pimienta recién molida
  • 125 g de mozarella cortada en cubitos
  • 100 g de tomates secos en aceite
Mantener el caldo caliente a fuego bajo en una olla tapada.

En otra olla fundimos la mitad de la mantequilla y sofreímos la cebolla sin que llegue a dorarse, subimos el fuego y añadimos el arroz y rehogamos durante 1 minuto.
Incorporamos un buen chorro de calvados y dejamos que evapore.

Vamos agregando el caldo poco a poco sin dejar que se seque el risotto hasta que esté al dente y cremoso. Hoy hemos tardado 18 minutos. Salpimentamos.

Ahora, fuera del fuego, le toca el turno a la albahaca picada, la mozzarella y el resto de la mantequilla también en trocitos. Mezclamos y tapamos durante dos minutos.
Sin perder más tiempo emplatamos, ponemos un montoncito de tomates secos en el centro, decoramos con algo de albahaca y a comer que el arroz no espera a nadie.


Os dejo enlaces con otras recetas que ya he publicado de risotto: con salmón ahumado, donde nos centramos en la técnica y con gambas y pesto de rúcula, una delicia.


Y recordando las posibles variaciones veo un "postit" pegado al lado de la receta en mi libro, una versión que hice el año pasado: usé pimientos del piquillo y cilantro en vez de tomates y albahaca. Buen provecho.

miércoles, 10 de marzo de 2010

Compota de peras con té earl grey


Con esta receta de lo más facilona nos presentamos al HEMC 42 , evento mensual que este mes busca "postres con té" y cuya anfitriona es La Mambalina.

Hacemos una compota en el microondas, en ello tardamos 9 minutos, así que tardando tan poco creo que merece la pena intentarlo.


Ingredientes:
  • 3 peras conferencia
  • 5 cucharadas de té earl grey
  • 5 cucharadas de azúcar
  • 1 palo de canela
  • 1 clavo
  • 2 tiras de piel de limón sin la parte blanca
Hacemos el té. El earl grey siempre ha sido mi variedad preferida.

Pelamos las peras, retirando el corazón y las cortamos en 4 partes.
Ponemos todos los ingredientes en una olla que pueda ir a micro y mezclamos.
Cocemos 9 minutos a máxima potencia. Siempre 3 minutos por pieza.

Aplastamos con el dorso de una cuchara para romper un poco la pera y luego dejamos enfriar a temperatura ambiente, aunque fría también está deliciosa.


martes, 9 de marzo de 2010

Picantones en salsa de caramelo y especias


Esta receta la hice en Nochevieja y aunque salió muy rica y conseguí el beneplácito del público tuve que dedicarle tiempo extra porque la salsa necesitó reducir más. No podía publicarla hasta que no arreglara el problema de la salsa y hoy hemos repetido la receta y hemos conseguido una buena solución.

Harto de rellenar pulardas, pavitas y otras aves quise comerme algo parecido pero más pequeño, más fácil y, sobre todo, que me llevara menos tiempo.

La protagonista indiscutible a la hora de saborear el plato es la salsa a la que quizás puedas buscarle otros usos si, como a nosotros, te cautiva.

Ingredientes para dos personas:
  • 2 picantones

  • aceite de oliva 0.4º para dorar

  • 200 ml de caldo de pollo

  • 1/2 cucharada de tomillo molido

  • 1 hoja de laurel

  • 50 g de azúcar

  • 150 ml de vino oloroso

  • 30 ml de vinagre de Jerez

  • 1 estrella de anís

  • 1 palo de canela

  • 1 pizca de nuez moscada

  • 1 cucharadita de maizena

  • sal y pimienta

Primero limpiamos y salpimentamos los picantones, luego los atamos para que no pierdan la forma. Los doramos por todos lados en una cacerola.

Ahora incorporamos el caldo, el tomillo y el laurel y dejamos cocer 30 minutos.

Vamos haciendo un caramelo con el azúcar y un poco de agua en un cazo. Un caramelo ligero al que añadimos el vino junto con el vinagre que previamente hemos calentado un poco en el micro. Dejamos reducir dos tercios.

Ahora unimos la cantidad de la reducción con cantidad igual de caldo de cocción de los picantones. En el fuego espesamos con la maizena y probamos de sal. Aún puedes reducirlo más si quieres intensificar el sabor, poner más caldo si te parece muy fuerte. Más maizena si está demasiado fluido.

Lo dejas preparado, cada cosa en su ollita y cuando sea la hora de la verdad le das un calentón y a disfrutar. Puedes acompañar con unos champis salteados, arroz salvaje o, si lo deseas, algo más navideño.

Esta es la foto de Nochevieja.

sábado, 6 de marzo de 2010

Pizza de calabacín y mortadela



Rescato esta pizza que hace tiempo que no hago. Una mezcla con mucho color, bonita, diferente a cualquiera de las que puedes encontrar en esas cadenas de cocina rápida.

Mis pizzas son bastante rústicas, con sus pompas que se tuestan y que son la delicias de mis niños, se adaptan a la forma de la placa del horno o les doy forma de corazón o de carita con ojitos pero casi nunca redondas. A veces son más finas y otras no tanto.

Ahora vamos interesándonos por el relleno pero hasta hace poco el protagonista principal era la masa. Hemos hecho con harina de maíz, con sémola de trigo, con solo trigo y la estrella de moda que es la de harina de garbanzos. A veces con fermentaciones lentas aunque normalmente en unas 2-3 horas, a tempetura ambiente, el tiempo de dar un paseíto al parque.

Defiendo el consumo de pan, y para mí la pizza es un tipo de pan, una masa de pan que se completa con una cobertura, sobre todo proteínas, y que constituye junto con los hidratos de carbono de la masa y un poco de grasa, una comida completa en sí misma que solo necesita una ensalada y frutas para equilibrarse y convertirse en algo realmente sano. La pizza es saludable y si llega a tener un número excesivo de calorías solo és por la cantidad y lo que tendrías que disminuir es el número de porciones o el diámetro de lo que nos metemos entre pecho y espalda.


Sin un análisis detallado del número de calorías creo que una pizza individual, fina, con una ensalada es una comida completa y equilibrada. Aunque nos pueda parecer que es comida rápida-basura por el hecho de su venta en serie; lo que debemos cambiar es su forma de comerla y acompañarla.



Aparte de estos pensamientos dietéticos la receta es bastante simple.

Ingredientes para una pizza para dos:
  • masa de pizza 280-300 gr. Usé la harina de garbanzos de mi pizza boloñesa pero te dejo otra más clásica como la que usamos en nuestro calzone de berenjenas.
  • 2-3 cucharadas de salsa de tomate. Esta vez compré un bote de napolitana que quedó bastante bien; otras veces hago la salsita con aceite, un ajito, laurel, sal y azúcar y a reducir una hora.
  • Unas 7-8 rodajas de calabacín de 1/2 cm.
  • Unas 7-8 rodajas de mortadela (de las pequeñitas) de 1/2 cm.
  • Orégano seco.
  • Una bola de mozzarella rota con las manos en trocitos. Son de 125 gr.
  • 25 gr de queso azul en trocitos.
  • Un chorro de aceite de oliva virgen para sofreír y otro para terminar.


Salamos el calabacín y sofreímos en aceite hasta que estén tierno y pierdan parte de su líquido. Dejamos enfriar un poco.
Extendemos la masa, cubrimos con el tomate dejando un borde, ponemos los calabacines en rodajas y la mortadela en tiras, el queso por encima, el orégano y un chorrito corto de aceite de oliva del bueno.
A tope al horno y en unos 4 minutos la tienes lista.




Una combinación suave que constratará con un sabor de queso algo más intenso. También podrías usar 75 gr de gruyère y 75 gr de parmesano para variar.

En la últimas pizzas he usado una masa con harina de maíz pero vuelvo y repito mi masa de harina de garbanzos, convencido (para gustos colores) de que es mejor y con diferencia.


miércoles, 3 de marzo de 2010

Dorada a la plancha


Os presento dos versiones del mismo plato, el primero con dorada en filetes acompañada de boniato al horno y otro con dorada abierta, con su espina y acompañada de patata al horno. No son sino una excusa para usar mi recientito pesto de perejil.

Os cuento cómo hago para hacer la dorada a la plancha, en los dos casos he hecho lo mismo. La plancha debe estar caliente a tope porque queremos que se nos forme un ligero dorado pero en cuanto pongamos el pescado encima debemos bajar la intensidad del fuego porque por dentro debe quedar jugoso y no seco. Es decir, ponemos la dorada por la parte de la piel y pintada con aceite de oliva por ambas partes, bajamos el fuego (de 9 a 6 en la vitro) a los 3 minutos salamos ligeramente y damos la vuelta otros 3 minutos. Eso es lo que tardamos en tener un pescado en su punto, nada crudo.

El boniato lo hicimos en el micro unos 3 minutos, 6 rodajas de 1 cm de grosor, untadas de aceite y con un tomate madurito que sirve para decorar pero que quedó muy rico.


La patata, también en rodajas de un centímetro, fue en el horno a 200º unos 20 minutos embadurnada de aceite, sal y tomillo.

El pesto de perejil, decorando y aparte en la salsera porque habrá que ponerse bastante más.

Hoy no hay ingredientes ni cantidades.

lunes, 1 de marzo de 2010

Pesto de perejil



Encontré una receta de pesto al cilantro que nos gustó bastante pero que hemos adaptado y vulgarizado para convertirlo en un pesto del más conocido pero no por ello menos aromático perejil.

La receta tiene más ingredientes y matices que el clásico pesto de albahaca. Y la dejamos un poco abierta, convirtiéndola en un ejercicio de degustación en el que puedes potenciar algunos de los ingredientes según tu gusto. El que he hecho hoy difiere del que tenía apuntado en mi cuaderno, he tenido que aumentar las especias, la sal y el limón. Espero que disfrutes encontrando el punto adecuado.

Se convertirá en una salsa preciosa con tus asados, con tus verduritas al vapor o con la pasta.

Ingredientes:
  • 40- 50 g de perejil troceado, lo más fresco posible
  • 2 dientes de ajo
  • 2 cucharadas de avellanas, pero también puedes usar nueces o piñones
  • 1/2 cucharadita de comino en polvo, aunque hoy hemos usado nuestro garam masala
  • 2 cucharadas de zumo de limón
  • 1 y 1/2 cucharadita de sal
  • 2 cucharaditas de parmesano o grana padano rallado
  • 2 pizcas de guindilla en polvo
  • Unos 120 ml de aceite de oliva virgen extra.
Te aconsejo que metas en vaso de la batidora todos los ingredientes y luego aumentes si lo deseas más salado, más ácido, con más especias, más picante. También puedes que te apetezca más fluido y necesites más aceite.

En un bote hermético cubierto de una capa de aceite se conserva durante unos días en el frigo.
Espero que te guste.