lunes, 9 de diciembre de 2013

Pizzitas de ternera macerada, rúcula y queso de cabra


Tras nuestras últimas receta chinas en las que habíamos macerado la carne, solo son necesarios unos minutos para que el sabor de la soja impregne bien, hicimos estas minipizzas ideales para picoteo, aunque en nuestro caso formaron parte de nuestra comida principal.

También es verdad que sería bien fácil hacer una pequeño surtido de pizzas de esta forma, haciendo pizzitas de variados sabores, y convertir nuestro picoteo en una especie de desgustación pizzera. Pero esto será en otra ocasión.

La que hemos hecho esta vez es muy sabrosa: carne con mucho sabor, sin tomate que a veces nos sobra, con crujiente rúcula y queso de cabra en vez de nuestra demasiado recurrida mozzarella. Así tenemos una minipizza algo distinta, un bocado para sorprender.




Ingredientes para dos personas

250 gr de masa de pizza (os dejo un enlace con nuestra masa preferida)
aceite de oliva virgen extra
una bolsa de rúcula fresca
125 gr de ternera, un filete fino
2 cucharadas de salsa de soja
1 cucharadita de azúcar
pimienta negra molida
100 gr queso de cabra (tipo rulo)


Realizamos la masa y esperamos que leve.

Cortamos la carne siguiendo la veta en tiras finas, luego cada tira en trozos más pequeños y ponemos a macerar con la soja, el azúcar y la pimienta. Solo unos minutos serán suficientes, aunque no pasa nada si la dejas algo más de tiempo macerando.

Salteamos la carne macerada en una sartén o wok con un poco de aceite de oliva, dos cucharadas, durante un minuto. Apartamos.

Cuando la masa haya subido volvemos a amasar brevemente y dividimos en seis partes. Les damos forma de disco, no hace falta rodillo pero puedes usarlo. Pinchamos la masa con el tenedor para que no nos salgan pompas que podrían deformar nuestros discos.

Colocamos sobre nuestra pala pizzera. Pintamos con aceite de oliva los discos. Colocamos la carne y unos trocitos del queso de cabra.

Metemos en el horno precalentado a tope. Primero en la parte baja del horno, sobre su base. Cuando la base esté crujiente y tostada ponemos arriba con el grill a tope hasta que se dore por la parte superior. Hay que cuidar bien que no se nos queme la pizza porque según el horno este proceso puede ser muy rápido.

Cuando sacamos ponemos la rúcula por encima y unos gotas de aceite de oliva.

Espero que disfrutéis con la pizzitas.

Un besote.


6 comentarios:

  1. delicioso
    http://senoritamandarina.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  2. Ficaram perfeitas,gostei muito
    Boa semana
    bj

    ResponderEliminar
  3. Te quedaron espectaculares ii que ricura,y asi en version individual estan para comerlas,una idea estupenda presentarlas asi...Besss

    ResponderEliminar
  4. ¡Oh, qué buena idea! Tiene que estar riquísimo, me encanta.
    Besos
    Marhya (enmilbatallas.com)

    ResponderEliminar
  5. No dudo de lo buena que tienen que estar , pero yo la necesito un poquito mas grande!!

    ResponderEliminar
  6. Unas pizzitas deliciosas, me fascinan las versiones mini, seguro que están deliciosas!
    Un besito

    ResponderEliminar

Gracias por comentar, para mí es muy importante conocer tu opinión.

También te dejo mi correo por si quieres ponerte en contacto conmigo: conpanypostre@hotmail.es

No participo en cadenas de premios, mi tiempo ahora es limitado.