domingo, 1 de marzo de 2015

Almejas al Tío Pepe, en el día de Andalucía


Hace poco, algunas recetas atrás, puse unas almejas en salsa vieja pero os hablaba de otras almejas en salsa que son conocidas Andalucía y son fáciles de hacer. Y esta es la receta prometida.

Realmente rica, nada difícil. Las he hecho varias veces intentando que sean sencillas de hacer y de contar. El resultado merece la pena y recurriré a ella en futuras ocasiones.



Ingredientes

500 gr de almejas

unas cucharadas de aceite de oliva virgen extra
2 dientes de ajos picados
1 hoja de laurel
1 cucharada de harina de trigo

1 loncha de jamón serrano cortada cuadrados de 1 cm (aproximadamente)
3 champiñones medianos laminados
1 copa de vino fino Tío Pepe, son 40 ml

100 gr de gambas pequeñas, frescas y peladas

perejil picado
(no necesitamos sal en este plato)


Primero es necesario poner las almejas en agua con sal para que suelten la arena. Desecharemos las almejas que sospechemos que estén muertas, rotas o con arena.

En una sartén amplia ponemos un fondo de aceite, calentamos a fuego medio y añadimos los ajos, el laurel y la harina. Damos unas vueltas mientras se doran levemente los ajos y se rehogando la harina.

Añadimos el jamón y las champiñones. Unas vueltas para que suelten sabor y luego incorporamos el vino. Coceremos unos 3 minutos, reducirá el vino y se cocinarán los champis.

Agregamos las almejas seleccionadas junto con las gambas y mezclamos con el contenido de la sartén. Debemos mover para que se nos integre la salsa y luego tapar con una tapadera, y subir el fuego,  para que se abran las almejas.

Nosotros hemos presentado luego en cazuela. Es más rápido, y mejora los tiempos de cocción hacerlo en una sartén y es más bonito presentarlo en cazuela. Hemos calentado la cazuela (con un poco de agua que luego retiramos). Así que la tendremos que tener preparada para cuando terminen de abrirse las almejas y así no se nos enfríen.

Así cuando se abran las almejas (no hay que dejarlas cociendo, justo retirar cuando estén abiertas)
pasamos a la cazuela y espolvoreamos con perejil.



Creo que es una idea excelente para compartir y espero que lo hagáis con vuestros familiares y amigos. Quedaréis genial. Qué paséis un bonito día.

Un besote.

viernes, 27 de febrero de 2015

Black and White Russian, cócteles fáciles


Llega el fin de semana y quizás puedas encontrar un momento tranquilo para tomarte un cóctel con tu pareja o amigos. Os propongo un cóctel fácil con múltiples variaciones pero que nosotros hemos querido agrupar en dos: el blanco y el negro.

El ruso negro es un cóctel que se comienza a hacer en Bruselas en el Hotel Metropol en 1949. Es un clásico que une dos sencillos ingredientes.vodka y licor de café Podemos encontrar diferentes proporciones de estos elementos desde el 1: 1 hasta el 2:1. Nosotros hemos probado las dos y son diferentes, en el 1:1 la proporción de café es mayor y le da mayor intensidad al cóctel, depende de tu gusto por el café. Hay otras opciones que proponen añadir también café espreso a estos dos ingredientes.

Son fáciles, los negros no necesitan coctelera, podemos hacerlo en el mismo vaso aunque yo recomiendo hacer en un vaso de composición, en otro vaso grande para mezclar (vale el vaso de la coctelera).

Arriba tenemos la foto del 2:1, con una cereza, que es la opción que nos muestra la página oficial de Kahlúa (el licor de café más aconsejado). Abajo en proporción 1:1 con un palito de chocolate como decoración.




El ruso blanco es totalmente distinto, tiene otro elemento y esto le permite tener aún más variaciones. Hay versiones que hacen un negro y ponen algo de nata encima con decoración de unos granos de café. En estas versiones no se integran los elementos.
Nosotros hemos elegido una opción en la que mezclamos: vodka, Kahlúa y nata, todo en la coctelera. Nos ha salido una crema de licor que nos recuerda a otras, como Baileys, que podéis encontrar preparadas.



Black Russian

En el vaso de composición ponemos hielo y mezclamos el licor de café y el vodka, mezclamos con la cucharilla de bar durante 20 segundos.
En el vaso corto ponemos hielo hasta 3/4 partes del vaso y una cereza. Colamos el líquido que me hemos mezclado en el vaso de composición sobre el vaso corto y presentamos con un sorbete.
Hemos usado en la versión 2:1 dos onzas de vodka y una onza de kahlúa (son 60 ml de vodka y 30 ml de kahlúa). En la versión 1:1 usamos una onza de cada, 30 ml de cada,


White Russian

Ponemos un vaso corto con hielo hasta 3/4 partes.

En la coctelera ponemos una onza y media de vodka, una onza de kahlúa y una onza de nata líquida. Añadimos hielo y batimos.
Colamos sobre el vaso corto presentamos con un sorbete.


Espero que los disfrutéis, nosotros los hemos ido probando en distintos días. Aunque son pocos los elementos las posibilidades de cambios que ya existen son muchas. Tanto en los negros como en los blancos. Existen variaciones con limón, con ginger ale, con horchata, con baileys, con ron, con ginebra...

Un besote.

miércoles, 25 de febrero de 2015

Garbanzos con acelgas y chorizo


 Hace mucho que no hago un potaje, y demasiado que no ponemos garbanzos. Y no sé porqué, me encantan los garbancitos y creo que su uso es un indicador de buena cocina. Es verdad, que normalmente han ido asociados a otros ingredientes no tan sanos pero en sí mismos son comida de calidad que nos aportan proteínas en su mejor versión.

Tengo la suerte de tener en mi biblioteca un libro de Robert Bistolfi y Farouk Mardam-Bey, "Tratado del garbanzo", donde encuentro muchas ideas de recetas mediterráneas y de oriente que tienen como estrella a esta legumbre.

Así que me dispuse a terminar con esta carestía y busqué en mi despensa. Un paquete de garbanzos, lo pesé, 550 gr, y lo puse a remojar en un bol grande, cubierto de agua y con bicarbonato. Toda la noche. Al otro día los escurrí, lo enjuagué y los puse en mi olla exprés (tengo una magefesa, de las del pitorro) con 1/2 cebolla grande pinchada con dos clavos de olor, dos hojas de laurel y un poco de sal. Con 30 minutos de cocción salen perfectos.

Con esta cantidad luego conseguimos sobre 1200 gr de garbanzos cocidos. En este plato usamos solo 200 gr pero hemos guardado varias tandas para ir haciendo más recetas con las bolitas.



Ingredientes para dos personas

unas cucharadas de aceite de oliva virgen
1/2 cebolla grande picada
2 dientes de ajo picados
1 hoja de laurel

75 gr de chorizo, usamos un asturiano ahumado, sin piel y troceado
1 cucharadita de pimentón de la Vera.

300 gr de hojas de acelgas

200 gr de garbanzos cocidos
1 punta de semillas de comino
caldo de cocción de los garbanzos, aproximadamente un vaso, pero depende de que el potaje te guste más o menos caldoso
sal


Así lo hice:

En una tartera rehogamos 1/2 cebolla, dos ajos picados y una hoja de laurel hasta que tomen un poco de color.
Agregamos el chorizo troceado y damos unas vueltas.
Añadimos el pimentón, damos unas vueltas con cuidado que no se nos queme.

Incorporamos las acelgas en dos veces. Primero la mitad, esperamos que bajen un poco, vamos moviendo, y luego la otra mitad.

Cuando hayan bajado del todo agregamos los garbanzos cocidos, los cominos, caldo de cocción de los garbanzos y probamos de sal. Mezclamos y dejamos cocer durante unos 15 minutos.



Espero que os gusten los garbancitos, ha nosotros nos pareció que esta versión rápida quedó muy rica.

Un besote.