sábado, 25 de octubre de 2014

Fideuá con boquerones y garbancitos



Os dejo "calentita" la fideuá que nos almorzamos ayer. Todo empezó con "tenemos unos boquerones", luego seguimos con "me apetecen unos fideos",  y "voy a hacer un nuevo caldo concentrado, que apenas nos queda", y "¿qué tal si le ponemos unos garbanzos de los que tenemos congelados?. Así fue construyéndose este plato, con aportaciones de mi Loli, poco a poco, y como siempre pensando en cocina.

Los boquerones los habíamos congelados porque nos sobraron de otra preparación, así que garantizamos que nos libramos del anisakis. Es la primera vez que congelábamos  boquerones y quedaron bastante bien, descongelándolos con cuidado.
Los garbanzos los teníamos congelados de un puchero gaditano anterior. Congelan muy bien. Tan sencillo como meterlos en una bolsa de congelación y luego sacas los que necesites, se separan con facilidad.
Usamos nuestro caldo vegetal concentrado, siempre tenemos en el congelador. Es una idea sencilla pero que aporta calidad a mi cocina. Siempre tengo un caldo personalizado, rico, sano y del cual conozco todos los ingredientes. Esta vez pusimos: cebolla, zanahoria, apio, tomate, judías verdes, laurel, perejil y sal.

Así que con un poco de esto y otro de aquello nos salió una fideuá magnífica.




Ingredientes para los dos de siempre

unas cucharadas de aceite de oliva virgen extra
1/2 pimiento verde picado
1/3 de pimiento rojo picado
1/2 cebolla pequeña picada
2 hojas de laurel
1 tomate pelado y picado
sal

200 gr de fideo del nº 4
1 puñado de garbanzos cocidos (puede ser de conserva)

1 cucharadita de pimentón dulce

600 ml aproximademente de agua caliente(menos si tu paella es más pequeña)
3 cuharaditas y media de concentrado de caldo casero

sal
2 ramitas de hierbabuena 
12 boquerones limpios, abiertos y sin espinas


Así lo hice:

En una paella amplia (la nuestra es de 31 cm) calentamos un fondo de aceite y sofreímos los pimientos, la cebolla junto con el laurel. Cuando la cebolla se transparente agregamos el tomate y sofreímos todo a fuego medio.

Cuando bien sofrito añadimos el fideo junto con los garbanzos (si has usado congelados deben estar bien descongelados) y freímos el fideo, puede que necesitemos algo más de aceite. Apartamos del fuego y añadimos el pimentón y damos unas vueltas. Luego el agua caliente

Añadimos dos ramas de hierbabuena y cocemos los fideos unos 10-11 minutos, según el que uses. 
2 minutos antes de terminar probamos de sal y colocamos los boquerones con la piel hacia abajo. Tapamos con papel albal y dejamos apagado y tapado para que se hagan con el calor residual. Si quieres que el boquerón esté más hecho puedes dejarlo un poco más al fuego, eso depende de tu gusto.

Debe quedar jugoso.




Así de fácil y así de rico. Espero que os guste.
Un besote.

jueves, 23 de octubre de 2014

Raquetas mini con nutella




Esta es nuestra primera raqueta dulce. Es decir, de la pizza hemos pasado a la raqueta, y del salado hemos pasado al dulce.
Anteriormente habíamos hecho ya una pizza de chocolate, así que era lógico que antes o después aparecería nuestra raqueta mini.

Como base tenemos la misma masa de pizza que usamos para el salado, una masa con un 20% de harina de garbanzos, con harinas ecológicas, un poco de miel, aceite de oliva, sal y agua. Luego tras fermentar mezclamos con azúcar moreno y canela molida, amasamos de nuevo para homegeneizar la masa y ya tenemos masa dulce.

Damos forma a nuestra raqueta como hicimos en otra entrada y rellenamos el mango con dos onzas finas de chocolate, cerramos bien para que éste no salga del mango y se queme. Cerramos el mango, damos la forma pinchamos con un tenedor para que no nos salgan muchas pompas. Metemos en el horno, a tope de temperatura, hasta que se dore.

Al salir cubrimos con nutella, 1-2 cucharadas serán suficientes, decoramos con unas galletas, medio bombón relleno, alguna bolitas o cualquier otra decoración que tengáis para tartas o cupcakes.

Y a gozar, aún calentitas. Una merienda genial.


Sobre las cantidades para 4 raquetas mini

400 gr de masa de pizza casera
1 cucharada de azúcar moreno
1 cucharadita de canela molida
6 cucharadas de nutella
2 bombones
2 galletas tipo oreo
decoraciones de pastelería.



El día que hagas pizzas puedes hacer más cantidad de masa y luego la que te quede reservarla para la merienda o para el día siguiente, guardándola en la nevera (tendrías que sacarla una hora antes de la nevera para que recupere su temperatura). Sorprenderás a los más pequeños con este pastel divertido, eso sí, necesitarán muchas servilletas.

Espero que os guste. Un besote.

lunes, 20 de octubre de 2014

Lubina salvaje al horno con sus patatitas



Este era un día para celebrar, y la mejor forma de disfrutar es, para mí comer algo rico, sano y fácil. Hemos ido al mercado y hemos elegido un fresquísimo ejemplar de lubina salvaje, no sale muy caro, como el doble de piscifactoría, pero merece la pena. Además hemos tenido la suerte de topar con una receta de uno de mis cocineros preferidos: Martín Berasategui, en su libro "Cocina en casa con Martín Beresategui". Hemos versionado su receta pero los pasos más importantes los hemos cumplido.

Para el pescado hemos seguido los tiempos de rigor (20 minutos por kilo), las patatas aparte pero al final integrando los sabores. No hay mucho truco, salvo quizás usar un buen vino que le luego te acompañe en la comida.

La lubina estaba en genial y en su punto pero las patatas quedaron espectaculares, cuanto sabe este hombre.

Ingredientes

1 lubina que nos pesó 1.140 gr, eviscerada y desescamada
sal
1-2 cucharadas de aceite de oliva para el pescado
1/2 vaso de agua de vino blanco (usamos un verdejo pero muy fresco y afrutado)

3 patatas en rodajas finas, saladas
1/3 de pimiento verde picado
un fondo de aceite para pochar las patatas

3 dientes de ajo en láminas
3 cucharadas de vinagre de sidra

2 cebolletas picadas
1 tomate maduro en gajos
perejil picado


Precalentamos el horno a 190º. Calentamos el aceite en una sartén amplia y, a fuego medio, pochamos las patatas y el pimiento. Cuando estén blandas retiramos, escurridas su aceite.

Ponemos nuestro pescado en una fuente para el horno, salado, con un poco de aceite  y su medio vaso de vino. Por el peso hemos calculado 23 minutos. Durante el proceso vamos bañando el pescado con el jugo de su cocción, es necesario también que siempre tengamos el fondo con líquido. Si se quedara sin caldo, usaremos algo de agua; no nos hizo falta.

Si vemos que nos ha quedado demasiado aceite en la sartén retiramos porque solo queremos unas 4 cucharadas. Las calentamos y doramos los ajos laminados. Añadimos el vinagre y la mayor parte del líquido de cocción y dejamos unos segundos (puede que os vaya a saltar  así que toca tener cuidado o cubrir con una tapa antisalpicaduras).

Cuando tengamos el pescado listo sacamos del horno.

En la sartén añadimos el tomate y la cebolleta, damos unas vueltas. Retiramos el fuego y espolvoreamos con un poco de perejil picado.

Sacamos los filetes del pescado, retirando la espina central. Emplatamos junto con las patatas. Y listo.

He disfrutado de lo lindo y espero que os guste.
Un besote.