sábado, 1 de julio de 2017

Bloodhound cóctel con cerezas / Bloodhound cocktail with cherries



 En una entrada anterior os había hablado del "Bloodhound cocktail", se hace con fresas y es uno de los llamados perfect martinis, es decir, una mezcla de ginebra, y vermouth dulce y extra seco. Es una delicia que lleva unas fresitas machacadas que le dan un toque maravilloso.

Pues os contaba que es un cóctel que estuvo de moda en los años 20 pero que para mi paladar es aún exquisito y actual. Pues me dispuse hace unos días en una reunión familiar a repetirlo pero tuve un problema con las fresas, la temporada ya se acabó y las que conseguí no dieron la talla. Así que tuvimos que recurrir a un plan B, que terminó siendo un plan C, de cerezas.

El resultado fue aún más impresionante que el original. Nuestra receta sigue evolucionando pero lo importante es su sabor, y no os defraudará.




Ingredientes para un cóctel

  4 cerezas, sin hueso y machacadas, más otra para decorar
1 onza y media, 45 ml de ginebra de fresas 
3/4 onza de vermouth extra dry
3/4 onza de vermouth rojo
(usamos un vaso de chupito como medida)


Cómo lo hice


Enfriamos una copa cóctel con 3 hielos grandes y un poco de agua.
Limpiamos las cerezas. A los de decoración les dejamos los rabitos y damos un corte central para poner luego en la copa. A los que vamos a machacar sí se los quitamos. Aplastamos en un cuenco aparte, pero que no queden puré.

En la coctelera ponemos la ginebra, los vermouths y el hielo. Agitamos hasta que la coctelera esté bien fría.

Retiramos el hielo de la copa, ponemos la cereza aplastada en la copa. Añadimos el líquido de la coctelera colando, movemos todo con una cucharita. Decoramos con la cereza y presentamos.

Espero que os guste. Un besote.

viernes, 16 de junio de 2017

Pollo al chilindrón / Chilindrón style chicken


Estoy pasando mucha calor y la verdad es que solo pienso en comidas ligeras, bebidas refrescantes para el verano y quizás en algún cóctel para cuando caiga la tarde pero antes os tengo que poner un clásico, uno de esos platos de siempre que tenemos que tener en nuestro recetario. Uno de esos platos que dicen que tenemos que dominar antes de meternos en terrenos más creativos. En cualquier caso ha sido un placer comer este pollo con pimientos y jamón, que podéis acompañar con un poco de arroz o con unas patatas fritas de toda la vida...Sí ya sé que las calorías, que si te saltas otra vez la dieta..., bueno un día es un día y recuerda que lo importante es llevar una buena línea de alimentación.

Nosotros hemos usado una olla de hierro para el guiso pero hemos frito el pollo aparte en una sartén amplia y luego hemos eliminado la cantidad de aceite que queremos y hemos añadido solo la suficiente para que nuestro guiso tenga un buen sabor.

Hemos hecho un pollo entero y nos ha sobrado (somos solo dos) así que tuvimos para dos veces, pero además la salsa era excesiva y hemos congelado gran parte. Luego en uno de esos días que no tenemos tiempo pondremos unas pechugas de pollo a la plancha con su salsa chilindrón y un poco de arroz salteado y saldremos muy bien del paso.




Ingredientes para cuatro personas

1 pollo campero, limpio y troceado. Sacamos la carcasa y junto con cebolla, zanahoria, laurel y agua hicimos un caldo de ave que nos sirvió para este guiso y para alguna sopa que tenga que venir.
aceite de oliva para freír el pollo
2 dientes de ajo con un golpe dado

Aceite de oliva para rehogar, unas cucharadas
1 cebolla picada
2 dientes de ajo picados
1 hoja de laurel

2 pimientos rojos en tiras
2 pimientos verdes cortados también en tiras
4 tomates picados o 2 latas de 400 gr de tomates enteros

200 gr de jamón serrano en taquitos

1/2 cucharadita de pimentón dulce
250 ml de vino blanco

1 vaso de caldo de pollo
sal


Cómo lo hice

Lo primero es trocear el pollo, si aún no sabes en youtube encontrarás decenas de vídeos en castellano sobre cómo trocearlo, de esta forma no tendrás que esperar colas y lo conseguirás a mejor precio. Es realmente fácil, cuando vas consiguiendo algo de práctica.

Con la carcasa, cebolla, zanahoria, laurel y agua hacemos un sencillo caldo que mejorará el sabor de nuestro guiso y nos sobrará para otros platos, podemos congelarlo.

En una sartén amplia con aceite de oliva vamos dorando el pollo con los ajos por tandas. Primero las zonas que requieren más cocción como los muslos y muslitos y luego las pechugas y las alas.

Mientras en una olla hermosa ponemos un poco de aceite y rehogamos la cebolla con el ajo picados y el laurel. Luego añadimos los pimientos, dejamos que pierdan su rigidez, luego el tomate (usé latas, piqué los tomates pero sólo añadí el líquido de una lata). Damos unas latas.

Agregamos el pollo de la sartén a la olla y damos vueltas.

Pero aún en la sartén pasamos rápidamente los taquitos de jamón. Que luego añadiremos a la olla también.

En la olla ponemos 1/2 cucharadita de pimentón. Integramos (otras vueltas).Y seguidamente agregamos 250 ml de vino blanco. Dejamos evaporar y que se concentre un poco.

Luego incorporamos el caldo de pollo. Salamos un poco. Dejamos cocer unos 15 minutos (dependerá de la intensidad de la fritura). Rectificamos de sal y preferiblemente lo dejamos reposar.

Es un guiso que hicimos poco a poco, con todo el tiempo que requería pero que luego da para mucho. Tendremos para congelar, tenemos un exceso de salsa para otros platos, tendremos caldo para otras preparaciones.

Espero que os guste. Un besote. 

jueves, 8 de junio de 2017

Cuscús con vegetales crujientes y gambas al ajillo / Couscous with crispy vegetables and garlic prawns


 Un sabroso plato de cuscús donde hemos cortado pequeña la verdura para que nos quede crujiente y no nos tarde apenas tiempo en hacerse.

Hemos hecho un refrito de cebolla y ajo, hemos salteado 4 minutos las judías verdes, 3 minutos la calabaza, muy poco las gambas. Hemos hecho un caldo con caldo vegetal previo y zumo de naranja natural. Estos han sido los elementos que hemos unido y que en 5 minutos de reposo nos han dado un fantástico plato que tenía ricos aromas, y maravillosas texturas.

Seguimos cuidando y aprendiendo con nuestros platos de cuscús. También disfrutando.




Ingredientes para dos personas

1/2 cebolla picada
2 dientes de ajo picados
aceite de oliva virgen extra

1 puñado de judías verdes redondas, cortamos en rodajitas de 2 milímetros

1 trozo de calabaza de 2 cm para hacer cuadrados de 2x2 y de 2 milímetros de espesor

1 puñado de gambas peladas y unas vueltas de ajo molido

sal

el volumen de un vaso de agua menos un dedo de cuscús

1 cucharadita de cúrcuma en polvo

el mismo volumen de líquido, mitad caldo vegetal, mitad zumo de naranja natural


Cómo lo hice

Nos organizamos el trabajo, preparamos cortamos todos los ingredientes. Toda la cocción podemos hacerla en el mismo wok.

Cortamos la cebolla y el ajo. Cortamos las judías y la calabaza. 

En el wok con un poco de aceite a fuego bajo hacemos un refrito, cuando la cebolla esté transparente y el ajo empiece a coger color reservamos.

En el mismo wok con algo más de aceite y a fuego algo salteamos las judías durante 4 minutos. Removemos. Quedarán crujientes y algo tostada. Reservamos.

Agregamos algo de aceite al wok y salteamos a fuego alto los cuadraditos de calabaza durante 3 minutos. Quedarán algunos tostados y crujientes. Reservamos. 

Con algo de aceite en el wok doramos ligeramente las gambas, estas no cocerán más, quedarán en este punto de cocción al final del plato. Reservamos. Salamos las gambas, como el resto de verduras.

Para terminar agregamos el refrito de ajo y cebolla al wok junto con el cuscús y una cucharadita de cúrcuma, doramos. Mientras calentamos el caldo en el micro (mismo volumen de cuscús, mitad caldo verduras, mitad zumo de naranja).

Añadimos las judías, y la calabaza, damos unas vueltas. Añadimos el caldo, mezclamos fuera del fuego y rectificamos de sal. Tapamos y dejamos reposar 5 minutos.

Destapamos, añadimos las gambas, con un tenedor desgranamos el cuscús y presentamos.


Espero que os guste y disfrutéis de este estupendo platito. Un besote.